Se buscan (Fran Fernandez)

Se buscan corazones grandes,
miradas fundamentales
para alumbrar playas
a la luz de una guitarra.
Se buscan Abrazos a cámara lenta,
noches de Perséidas en primavera.
Besos de cine, vuelos sin motor,
olas que no se rompan, sábanas sin arena.
Se busca tranquilidad intensa,
oscuridad con destellos,
noches de sol
y días en penumbra.
Se buscan lágrimas que curen,
sorpresas sin miedos,
desayunos desnudos,
islas con risa,
mares de música impermeable.
Se buscan caricias con fondo,
cielos de paz y domingos sin lunes.
Se busca el Interior de tus piernas,
besos con lengua que nos vuelvan locos.
Nanas de lluvia, naranjas completas.
Solo espero que no seamos esa historia que decía:

“Si te quiere, te buscará, y los dos pensaron lo mismo”

Yo solo quiero. (Zaid Narf)

Yo solo quiero que se cumplan mis sueños por eso los cojo chiquitos.
Sueños de andar por casa, de paz diaria, de felicidad ganada a mordiscos.
Yo solo quería su mirada al despertar,
Su respiración tranquila como la mejor de las nanas
y su piel, tan caricia, tan bálsamo para mis miedos.
Quizás otro hijo y luchar dia a dia,
quizás conversaciones frente al mar,
silencios ante la música.

Yo solo quería lo que por un dia pareció tan real.
El sabor de su piel en mi boca,
encontrar el deseo tomando forma en su pecho
compartir pasiones incomprendidas.
Yo solo quería encontrarnos,
crear un sueño conjunto,
sentirme Dios un instante mas entre sus labios.

Yo solo quiero mis sueños, tan niño ...
Reciclar su dolor en esperanza
convertir nuestro dia a dia en algo mas que pasar el tiempo.
Yo solo quiero un sueño
el cielo en sus ojos
la vida en sus labios

Yo solo quiero vivirla para no estar muerto

Palabras que soñaba cuando estaba vivo (Zaid Narf)

Al niño que no llego aun a mi vida.
Que quizas ya haya nacido
y dormite esperando el encuentro,
o quizas este deseando que llegue
el momento ese, en el que entre gemidos
se convierta en realidad.
A ti, pequeño, que puedes vivir
en el miedo de una sala sin sonrisas
o con la desesperanza por nunca llegar,
debes saber algo:
Tu madre es un angel.
Si, era humana como yo,
pero hoy es angel
Se iba para siempre llevandose
nuestra esperanza de conocerla,
y cuando ya flotaba,
e incluso debia tener alas,
sintio que la faltábamos nosotros,
que aun no nos había conocido; y volvio.
Le trajo el sufrimiento de una espalda
de alas arrancadas,
de caminar solo en sueños,
de buscarte/buscarnos por otros caminos.
Quizas ella no se haya dado cuenta aun
de que somos nosotros, pero se,
que cuando cierra los ojos nos ve,
borrosos, casi fantasmagoricos,
haciendola sentir de nuevo
que existes y que volver a este mundo
ha tenido sentido.
Luego ya sabes, abre los ojo
y grita entre lagrimas
¡Yo ya no creo!
Y nuestra sonrisa parte hacia ella
buscando la manera de calmar su dolor,
de llamar su atencion
y de hacerla sentir que estamos aqui,
y este es nuestro destino.

Carlos Sahagun, Poeta, In Memorian

Quede mi nombre
 
Que mi reino no sea
la soledad del héroe pensativo,
sino tu fortaleza amurallada.
Hallen en ti refugio los días claros,
roto ya por mil flancos
el combatido cerco de la noche.
Y cuando zarpe el último navío
rumbo a la decepción definitiva,
quede mi nombre escrito sobre el agua,
indefenso, esperando
la hora en que tú desciendas suavemente,
sabiendo ya el camino, a recordarme.

Advertencia

Lengua de Signos


Si acaso un día se extinguiese
definitivamente
este murmullo débil que es mi voz,
debería aprender a nombrar de nuevo
todo aquello que me importa.
He comenzado a ensayar,
ya mis manos se colocan como deben
para decir bosque, tierra, casa;
durmiendo repiten hijo y eternidad;
nombrarte a ti es fácil,
te pienso y mi piel te llama...
Para llorar, reír y amar
afortunadamente,
no hacen falta las palabras.

Estrella Fugaz (Elvira Sastre)

Hay una tristeza inherente a las cosas
que las hace bellas
y no quiero llegar a comprender nunca.

Hoy he tenido un sueño triste
y he despertado en una cama carente de nada,
en unas sábanas blancas y tristes,
y en el balcón mis plantas me miraban tristes.

He salido a la calle y era pronto.
Los domingos por la mañana
Madrid se pone más bonita que nunca:
pasearla así ha sido como ver una estrella fugaz,
y me ha parecido todo tan triste
que me he puesto la canción más triste de mi cabeza
y he deseado la soledad.

Me he acordado
de todo lo que he olvidado
y he maldecido el paso del tiempo por un momento;
después he leído que la mujer de Cortázar
tenía los ojos azules y apenados,
y el mundo me ha parecido algo más sencillo,
pero también más triste.
Los fantasmas también quieren flores,
pero la gente solo tiene miedo.

He visto a una pareja sentarse separada
en el metro
con los ojos a un centímetro de distancia,
a una niña reírse a carcajadas de una verdad,
dos manos besarse en una terraza,
una tierra abandonada a través de una ventana
y a alguien pensar en otra vida,
y me he puesto triste
al verme en todos ellos.

Después,
he vuelto a casa,
a mi refugio blanco y triste,
a mi paz en calma culpable,
al fin de cada comienzo,
y te he mirado tranquila y bella,
en el sofá y en tu universo
de estrella fugaz,
y he dejado toda la tristeza en la puerta.


Porque lo viví así en el 2014 

Problemas de geografia personal (L.G. Montero)

Nunca sé despedirme de tí, siempre me quedo
con el frío de alguna palabra que no he dicho,
con un malentendido que temer,
ese hueco de torpe inexistencia
que a veces, gota a gota, se convierte
en desesperación.
Nunca se despedirme de tí, porque no soy
el viajero que cruza por la gente,
el que va de aeropuerto en aeropuerto
o el que mira los coches, en dirección contraria,
corriendo a la ciudad
en la que acabas de quedarte.
Nunca sé despedirme, porque soy
un ciego que tantea por el túnel
de tu mano y tus labios cuando dicen adiós,
un ciego que tropieza con los malentendidos
y con esas palabras
que no saben pronunciar.
Extrañado de amor,
nunca puedo alejarme de todo lo que eres.
En un hueco de torpe inexistencia,
me voy de mí
camino a la nada.

Aprender de golpe a golpes y con golpes (Escandar Algeet)


aprender de golpe a golpes y con golpes
de suerte.
creo que se me da igual de bien rexistir
que escapar:
siempre salgo heridamente vivo
mientras escribo cómo otros se mueren.
digo caricia y sale daño.
pido libertad y en el acto de darla
ya me la estoy quitando.
luego un montón de gente me da las gracias
como si no les fuera a cobrar la cerveza.
como si mis noches de viernes también tuvieran
derecho a baile.
es casi parecido a un abrazo.
a veces dudo de si no fue antes el dinero
que la necesidad.
pero es que a veces hasta dudo de mí mismo:
de por qué no quiero lo que puedo
y de por qué no iba poder lo que sí.
Acepto
cada puño en mi letra
cada muro en mi soledad
cada error subrayado en rojo
pero luego bien que escribo a la contra
reconstruyo ruinas
y en serio que rexistir no es con X?
pon música anda, que ahora mismo no sé ni lo que siento.

Manual de instrucciones para una rubia (Zaid Narf)


A ti, amigo desconocido que eres casi capaz
de acariciar el cielo con los dedos,
no olvides nunca bajar a sus infiernos.
No salvaras nada,
pero morirás con ella
y renacerás más fuerte.
Se Espíritu ...

A ti que no te conozco,
perseguidor de retos sin descanso.
no cejes nunca en el intento de amarla.
Ni mucho ni poco, 
solo como desea ser amada.
Se Alma ...

A ti compañero de miradas
al cielo de sus pupilas
Igual que asciendes nunca olvides
que lo más hermoso está descendiendo 
por el canal de su pecho
Late con ella.
Se corazón ...

A ti que miras hacia adelante
y nada te para,
Acúnala con poesías de realidad,
la mejor palabra es un gesto.
el camino más certero es el que va
de unos labios a otros.
Se verbo ...

Ya ves, con un manual no es difícil.
Espíritu, alma, corazón, verbo.
Herramientas del día a día,
Expresar con la mirada, 
con la caricia,
con los sueños,
Con la palabra.

Tu, tan tenaz, tan afortunado
tú podrás conquistar ese alma que hace crecer, 
ese corazón que no te deja caer.
Esa mujer que es sinónimo de vida.







De aquellos tiempos que las princesas no miraban a los ogros (Zaid Narf)


 

Quizás un día las princesas miren a los ogros
Con el generoso respeto de los que se ven iguales.
Quizás un día los cuentos que me cuentas
sean solo eso, cuentos,  Y podamos romper,
sin temor a maldiciones, espejos mágicos
 Que reclaman  tu poder Y el final de mis días.
Quizás ese día los besos serán contratos
Que  estremezcan los sueños silentes,
El abrazo una promesa para el día siguiente,
Amar algo más que una señal de fuego fatuo

Escupe (Zaid Narf)

Escúpeme, quizás sea la manera de crecer
deja de masticar los trozos ya rancios de mi carne
y escupeme.

No, no seré una planta que crezca casi desde la nada
ni tampoco me regenerare como rabo de lagartija
pero seré libre para caer en cualquier lado
libre de dentelladas y sediento de la saliva
que baña mi cuerpo en tu boca.

Escúpeme,  Se que mi sabor ya no llena
como antes, ni es el preferido
escupeme, que pueda rodar en busca de otra boca
que pueda sacar lo que quede de mi
que aprecie lo que hay, ese sabor tirando a viejo
ese regusto a hombre orgulloso que un día
fue capaz  de epatar tus sentidos.

Morire Solo (Zaid Narf)

Moriré solo al amanecer, cualquier dia.
Frente al fuego del infierno de la vida,
llegare a la nada, al polvo,
a la energía transformada.

Moriré solo, como se avista el mañana,
paseando de la mano de nadie
de camino a un final anunciado
un día en alguna primavera.

Moriré solo, sin unos ojos
a los que asirme como postrero
símbolo de resistencia
frente al triste destino.



Noche de San juan (Felipe Benitez Reyes)

NOCHE DE SAN JUAN
Qué secreta y hermosa
es la noche festiva para aquel
que no tiene pasado, un tiempo frío
dentro del corazón.
Qué exacta noche
de fuego y juventud.
Qué diferente
ya de cuando éramos
aquellos que en la sombra
furtivos se besaban y reían.

Las muchachas se obsequian como entonces
y los amigos beben en una copa igual
a la que ya apuramos cuando fuimos
como estos que ahora se adueñan de la vida.
.
F.B.R. (de "Sombras particulares", 1992)

Pablo Neruda

Poesia en Imagenes

Un Paraiso donde enterrarse.

V (Clarice Etè)

el tiempo me roza suave
se queda dormido en mi vientre
en mis párpados
en los recovecos insanos de mi piel agotada

le acaricio sus pliegues
le mezo en mis brazos
intento que el mundo atrase sus pasos


-he vuelto del olvido-, susurra
-no te mueras nunca-, le beso

One moment in time (Zaid Narf)

A ti, que un día seras pasado,
que quizás mañana, ya ni recuerdes.
A ti que dudas de emociones ajenas
tanto como escondes las tuyas.
Que Desnudas trocitos de Alma entre tulipanes,
y asomas dolida, entre  flores altivas
que crecen entre restos abandonados,
de un incidente, de cien accidentes,
que marcan la vida como a tu cuerpo
que marcan el alma como a tus sueños.


A ti, que llevas el cielo de Madrid en tu mirada
la voz de una sirena en la garganta,
los sueños que soñé en tu destino,
La sonrisa que sana y da esperanza
tu pasión que explota entre los labios.
A ti mujer,

enfrentando sueños y deberes.
Que sientes como tu niña
se esconde entre los rizos
cuando te dicen; no puede ser.
A ti, mi milagro absurdo,
emoción desmedida,
la risa boba,
el sueño inquieto.


A ti,  para que nunca me salves,
para morirme contigo .
Para que nada de esto,
quede en el olvido.
porque seguimos  buscando
one moment in time.

Cinco de Mayo (Diana Rodrigo)

CINCO DE MAYO


Cinco de mayo
y yo te escribo un poema.
Trato de escuchar en silencio
como sería tu voz...
ya no la recuerdo.
Son tantos los días y los meses,
que he permanecido alejada de tu lado.

Tantos, que quiero recordar tu rostro...
pero te desdibujas lentamente.
Quiero sentir tu aroma,
a jazmines del parque de al lado,
pero se desvanece entre mis dedos.
¡Ah, qué lástima... es ya tan difuso ese amor!   

Hoy hace un año y ha pasado el amor
y también el tiempo,
y nosotros hemos cambiado tanto
que nos hemos perdido para siempre en el recuerdo,
en la triste serenata
que acompañaba a tu mirada tierna.
Y hoy cinco de mayo te recuerdo
para morir de madrugada como tu beso.

A (Clara Criado)

Hay vueltas
en los viajes
y en la vida
hay también destrozos,
giros inesperados,
arrepentimientos
fuera de plazo.

Podría otra vez,
ahora que llamas a la puerta
de la amistad flaca,
poner la otra mejilla,
a riesgo de un buen tiempo,
de otra tormenta
donde a mí me parten los rayos. 

Podría, como digo,
poner la otra mejilla,
pero cada vez tengo más claro
que las hostias gratuitas
ni me hacen más mujer,
ni más amante,
y que simplemente,
me dejan más débil para afrontar
el siguiente desafío. 

El amor es un crimn perfecto (Carlos Salem)

El amor es el crimen perfecto
Porque no le importa dejar huellas
y está siempre sembrado de ADN.
Porque tiene en nómina a los detectives,
a los criminales y a los jueces,
(y creo que les paga mucho menos a los jueces).
Porque sus cadáveres nunca mueren del todo
y resucitan ante otros ojos, inéditos,
para volver a morir,
de amor, dentro de un tiempo.
Porque antes de matar estafa,
con sonrisa de ángel o banquero,
y hace sentirse alto al más enano,
y que nos veamos guapos
los que nos sabemos feos.
Porque te apuñala siempre en el mismos sitio,
y los adictos/barra/adictas/
hacen cola para su chute de subidón
con destino al precipicio.
Porque es un cronófago
al que no le importa ser coprófago
si has dejado que tu vida
se convierta en una mierda.
Porque inventó a los poetas, a los suicidas,
a las putas, y también,
para que alguien saliera ganando,
a los proxenetas.
Porque nunca se arrepiente
y usa las banderas de tregua como pañuelos.
Porque olvida direcciones, nombres y números de teléfono,
pero cuando te descuidas te acorrala una noche
y te deja desnudo y a solas con tus recuerdos.
El amor a una mujer, a un hombre, a un hijo,
a un club de fútbol, a una idea,
a una mascota o a un planeta,
que te lo quita todo sin permiso
y te da a cambio
el humo de una promesa
junto a una ventana abierta.
El amor es el crimen perfecto,
porque ha estado matándome toda la vida,
y todavía consigue que le abra la puerta,
y lo siente a mi mesa,
y lo tumbe en mi cama,
y lo reciba
como se recibe al viento,
a las buenas noticias,
y a esa bala entre los ojos que llevo años mereciendo:
con una sonrisa resignada,
una copa en cada mano,
y los brazos
bien abiertos.

El amor dificil (Luis Garcia Montero)

Quizá tú no me viste,
quizá nadie me viese tan perdido,
tan frío en esta esquina. Pero el viento
pensó que yo era piedra
y quiso con mi cuerpo deshacerse.

Si pudiera encontrarte,
quizá, si te encontrase, yo sabría
explicarme contigo.

Pero bares abiertos y cerrados,
calles de noche y día,
estaciones sin público,
barrios enteros con su gente, luces,
teléfonos, pasillos y esta esquina,
nada saben de ti.

Y cuando el viento quiere destruirse
me busca por la puerta de tu  casa.

Yo le repito al viento
que si al fin te encontrase,
que si tú aparecieses, yo sabría
explicarme contigo.

Hasta Cuando (Enrique Sanchez Campos)


Hasta cuándo he de repetirte
que la soledad es mi compañera de toda la vida.
Que desde el día en que nací soy triste.
Que no elegí el canal del  parto ni otra salida.

Que ya que estoy aquí –no sé por qué- quiero vivir.
Que no es fácil estar conmigo o hacerme compañía.
Que el arte de aguantar es saber elegir
y dejar estar, sin dar altibajos, en buena armonía.

Que no quiero imponer ni acepto imposiciones.
Que aunque quiero que estés junto a mí sin condiciones
he dejado las puertas abiertas por si quieres irte.

Hasta cuándo he de repetirte
que la soledad es la compañera que llegó sumisa,
haciendo silencios, a poquito a poco, me quita la vida.

El corazon Delator (Manuel Delgado)


Mi corazón habla tan bajito que solamente late,
es analfabeto, puesto que no sabe leer un beso.
Mi corazón siempre pregunta primero al cerebro,
él sólo puede beber de las fuentes de sangre
nada de pasiones ni sensaciones de base
y solo duele cuando se llena más que el pecho.
Este corazón se ríe las más veces ligero,
otras veces estalla, otras salta y después cae.

Se mueve, en ocasiones baila, todo en silencio.
Nunca quiere hacer mucho ruido, es distante,
nunca ve lo que le rodea, es egocéntrico.
Cuando llega el momento de latir, lo hace tan suave,
tan suave, tan suave, con un tempo tan lento
que suelo preguntarme si está en silencio.

--- Maria Jesus Silva

No tengo hambre
-me dices-
mientras te comes una cereza.
Mi boca se esponja 
y te beso.
La lengua atrapa el hueso
lo esconde entre los dientes
lo encierra en la oquedad de la mejilla.
Los labios pegajosos
bajan por el cuello
zurciendo de almíbar la piel
regresan lamiendo mi oreja.
Tampoco tengo sed
-me susurras-
pero bebería el vino
que se escarcha
debajo de tu ombligo.

Cuestion de Besos

Cuando las tensiones mueren tras una copa de ron
encontramos el momento exacto para dibujar sombras
 y dejar que la casualidad nos presente
frente al espejo de unos ojos.

Cuando pensabamos que todo es nada
y que la ausencia de nada es todo
somos capaces de sobrevivir al aroma
de las circunstancias para robar de tu boca.

Quizas todo fuese cuestion de besos
y solo hay quee dejar que se disuelvan
en otros labios mas afortunados.
Quizas es solo cuestion de vida


de causalidades que nos acarician, emocionan
y arrancan esas postillas que nos retienen
en la carrera  por algunos sueños.
¿Cuestion de besos? SI

                                                                            y de  vida que esta por brotar.

Hoy toca vida

Cuando el corazon late, cuando sentimos las emociones a flor de piel, cuando de repente nos damos cuenta que estamos vivos, entonces y solo entonces tenemos poesia.
Si, esto no tiene forma y ni es proyecto de ello , pero  es lo mas parecido a la poesia que tengo en los ultimos tiempos.
Nunca se sabe ni como ni porque la naturaleza consigue que el corazon nos lata muy fuerte, tanto que hasta esa falta de costumbre nos vuelve locos, nos hace decir cosas que no se nos ocurriria decir salvo en algunos momentos muy especiales, y lo peor de todo es que es una verdad tan descarnada, tan insolita frente al resto de cosas de la vida que habitualmente nos rodea que no es hasta pasado un tiempo , cuando nos enfrentamos con la memoria cuando nos damos cuenta de la magnitud ddel asunto.
Es curioso el proceso mental cuando no tienes nada que perder, es curioso como se abre el mundo como se centra en cualquier pequeña cosa y como nos explota deliciosamente entre las manos.
Y sabes que vas a perder que no eres el momento.
Y sabes que ya has ganado, que es tu momento. Que la emocion humedece la mirada, que la nariz busca el aire, que todo se iluumina ante ti de manera limpia. Y eres egoista porque en ese momento te importa un bledo que el aleteo de la mariposa destruya el mundo tal y como lo conoces pero que momento, que placer volver a sentrise vivo.
Y sabias que habias perdido antes de empezar porque estas cosas no ocurren y son magicas hasta el final, esto no es cuento de hadas, ni tan siquiera el lobo se come a caperucita pero debo decir que esoy vivo, que siento la poesia de las emociones, que ya no es tarde para nadie, ni para nada.
Salgamos a la calle, miremonos a lso ojos, quizas encontremos otros que nos hagan creer de nuevo que el mundo es poesia.

Proyecto de Futuro (Vicente Gallegos)


Esta tarde soy rico porque tengo
todo un cielo de plata para mí,
soy el dueño también de esta emoción
que es nostalgia a la vez de los días pasados
y una dulce alegría por haberlos vivido.
Cuanto ya me dejó me pertenece
transformado en tristeza, y lo que al fin intuyo
que no habré de alcanzar se ha convertido
en un grato caudal de conformismo.
Mi patrimonio aumenta a cada instante
con lo que voy perdiendo, porque el que vive pierde,
y perder significa haber tenido.
Ya no tengo ambiciones, pero tengo
un proyecto ambicioso como nunca lo tuve:
aprender a vivir sin ambición,
en paz al fin conmigo y con el mundo.

Septiembre 22 (Vicente Gallegos)

Me dices que es absurdo el universo,
que la vida carece de sentido.
Pero no es un sentido lo que busco,
cualquier explicación o una promesa,
sino el estar aquí y a la deriva:
una simple botella que en la playa
aguarda la marea.
Sí, la palabra justa es abandono:
una dulce renuncia que me nombra
señor y dueño al fin de mi camino.
Queden hoy para otros
los afanes del mundo, y que mi mundo sea
la magia de esta casa
tomada en su quietud por la penumbra,
saber que nadie llegará
a interrumpir mi tarde,
que no habrá sobresaltos,
ni voces, ni horas fijas,
porque ahora es tan sólo transcurrir
mi gran tarea.

Salmo Humedo (Pedro Montealegre)


Si yo te regalara esta lluvia y bendijera las vertientes que fluyen de ti, sólo así la humedad me daría tu inocencia; la tormenta vararía en los corales de mis brazos, si no te regalara. Si yo me volviera acaso un pez en tus manos, un charco transparente que te moje sólo a ti, el sonido del delfín no sería necesario: sólo la caricia de mi lengua te estremece. Mi desnuda suplicante, que te vuelves olorosa como un limón partido en cuatro, como una jaiba que encumbra su poder de oleajes, si te partieras en mi boca como una grosella, cerraría los ojos; dormiría en mi muerte; abriría tus ramajes, treparía hasta tu copa y bebería las luciérnagas que habitan en tus dedos.

Nunca (Aurelio Gonzalez Ovies)

NUNCA hice daño a nadie
-que yo sepa-;
ni me importó la vida
de los otros.
Si me pidieron algo abrí
los brazos.
Me equivoqué a menudo
y me equivoco.
Escuché. Puse llave
a dudas y secretos.
Deudas, alguna que otra,
la más grande conmigo.
 
No me conozco.
 
Muchas veces me dicen
que siempre estoy
rodeado
de gente..., sí,
y a veces
de tanta multitud
me encuentro más que

solo.
 
Fumo más de la cuenta
y entro y salgo,
saludo a muchas caras...
Amigos, lo que se llama
amigos,
tengo pocos.
Lloro cuando no puedo
resistir el dolor,
pero me suele hundir
cualquier mal trago
o un simple día de otoño.
 
Por lo demás
            ya veis:
a la vida le pido
lo mismo, al fin
y al cabo, que
vosotros:
que me deje vivir,  
pero mientras yo pueda
hacerme cargo.
Por lo demás,
            ya saben:
lo que me gusta
ver
lo miro y a la cara.
A lo que no me va
cierro los ojos.

Septiembre 2 (Vicente Gallegos)

Es ahora la vida
esta extraña y frecuente sensación
de sopor y distancia,
y es también una luz que vela el mundo:
salir del caserón tras la comida,
recorrer bajo el sol la carretera
con los ojos ardientes de un verano
y sentarme en la roca frente al mar.
Abandonarme entonces
al sonido sin pausa de la tierra
mientras me vence el sueño algún instante
y me moja las sienes con su agua bendita.
Descubrir con asombro renovado
al pescador que vuelve cada tarde,
como vuelven las olas,
como vendrá la brisa con la noche.
y esperar otra vez sobre la roca,
abrumado en el centro de la vida,
a que la sombra inunde
lentamente mi sombra.

Como si mirando se comprendiese el mundo (clarice Ete)

I
mi tristeza es una tristeza de andar por casa
no lloro no sufro apenas tiemblo 
tan sólo me miro las manos 
y siento una necesidad desesperante 
de crear algo que me impulse a estar viva 
estar viva 
como lo están estas horas de la noche
como lo está la palabra escapatoria, recreo, tristeza
estar viva como quien le roba horas a la madrugada 
para sentirse parte de ella
 como quien escribe un poema que nadie leerá
y piensa en cosas absurdas 
porque todavía sabe cuán importantes son 
II
pienso en hacer un viaje
hacer una viaje como quien comienza un vida 
rápido e inesperado
como si el tiempo se agotase en cada huida
como si el tiempo fuese el pétalo que te susurra la verdad
no te quiere y no lo hará y aún hay más
coge el primer tren, elige una ciudad 
con mar, siempre con mar
y aprende a nadar con tus pesadillas
o te ahogarán dulcemente
III
mi tristeza no cree en mi tanto como yo creo en ella
me mira desconfiada
con esa hosquedad suya que me hace tanto daño
me mira asqueada 
y se aleja por la senda de mis recuerdos
para bailar con mi herida
yo la espeto torpemente
que deje en paz a mis muertos
que se entretenga con mis manos
mis huesos, mi pelo
pero ella me grita descarnada
que crezca
que crezca o que me muera
para siempre
IV
mi deseo de amar nace de la desesperación 
de saberme viva y no vivir en absoluto
de saberme viva y no poder descansar nunca
dormirme, soñarme, imaginarme
como un amante que me espera
V
me muero muchas veces de pena al día
porque mi amor nunca explota del todo
mi amor que está medio muerto
en una isla perdida y lejana
mi amor que no se alimenta
que no come ni camina
que solloza extenuado
implorando su rescate
VI
soy un animal hambriento en busca de lo inexistente
abrazo al caos interno en el que me muevo
hasta que mi movimiento no es más que ese caos
 estoy dispuesta a curar todo el dolor que llevo dentro
estoy dispuesta a curarlo
aunque eso suponga sobrecargarme de dolor 
y explotar abruptamente
renacer o morir
me digo
renacer o morir
y sin embargo no atino en la verdad
todo lo que veo no es más 
que lo que vería un muerto que acaba de despertar 
en su muerte como en una sala de espera eterna
insana y sólo sostenida
por un miedo inútil 
VII
mi deseo nace en el dolor que me mata
y mi dolor se muere asfixiado en mis sueños
VIII
hay una enferma dentro de mi que me desobedece todo el rato 
hay una enferma dentro de mi que baila con mis pesadillas 
las abraza y las besa suave
como si fueran sus amantes
siento que tengo que quedarme despierta con el fin de luchar contra ella
 no quiero dejarme vencer y soñar con todos ellas
muertas 
atravesado mi vagina con golpes secos

IX
para creer en mi misma tengo que contradecirme

Didactica (epigrama) Angel Faretta

No te confíes del que asiente
que tal vez con su mirada miente;
es que impotente en la disputa
calla y actúa como una puta
que ablanda a su premioso cliente
con pose astuta y reticente;
asienten con la fría mirada
a una lección que les sabe a nada.

Amuleto (Natalia Schnaider)


AMULETO
No hace falta ser huracán
para sumarme a las destrucciones cotidianas;
acepto que soy
el campo yermo
que dejó la catástrofe.

EL VENENO AGRIDULCE DE LA VIDA (Aurelio Gonzalez Ovies)

 
Ganar, abrir, cerrar,
perder. Hoy el encuentro
feliz. Mañana la despedida.
Todo es lo mismo
y contrario. Como la luna
y el día. Todo de luz y de
sombra. Como una noche
muy llena y una casa
tan vacía.
 
Tomo un sorbo. Reconozco la fe.
Amargamente sonrío:
dulce veneno, la vida




Ademanes durante los adioses ( Marcelo Cohen)

Esta imprecisa ciudad donde las gaviotas
conviven con las cotorritas
no es el escenario menos apto.
Confiémonos pues a la luz de invierno
recamada de hollín y obligaciones;
admiremos si hay sol las lentejuelas
del frío -tanta película para ver,
exposiciones fascinantes, volutas
modernistas en la piedra, consoladoras cenas-
y tengamos presente incluso que del otro
lado es verano, con caballos de vapor
sobre el río irisado y explosivos
chubascos en la madrugada. Porque
confirmar la oposición nos duele menos
que atender a la mampara donde
cada botón de la espontaineidad
proyecta una figura compuesta, que
fue creada en su momento entre dos,
o más, y ya pasó. Revolotean en esa superficie
tantos juegos de baraja junto al mar
como ciertos sabores, u olor de hospitales,
o incursiones jubilosas en la librería.
Con tanta reminiscencia no se puede;
sobre todo, no se puede con lo mucho que fue dicho
y no bastó. Ahora es de la pausa; un estanque
seco entre atisbos de lluvia. Así pues,
retendremos de la despedida, no el silencio
que estalla de sensaciones, que inflexiblemente
rechaza los añadidos, sino la claudicación
un poco aparatosa que al cabo nos acerca
todavía más. Tengamos a mano el aceite
del porvenir, su homogénea danza sobre las aguas
agrietadas -el destino. Y veamos entonces el momento:
cada uno alza el brazo como puede, es decir;
lo alza con un chirrido deshonroso, toca un hombro
o ni siquiera -porque está en penumbra-
y permanece atornillado a la fungible vida
que eligió, como entusiasmo y paliativo,
aunque no sin un fulgor particular, irreemplazable,
que los ojos del otro, con todo y velados,
no dejarán de advertir como si fuera suyo.
En el gran viaje, ese fulgor será el recuerdo.

El lugar que tu ocupas (Elvira Sastre)

Por suerte,
existes.

Y por suerte, también,
no solo existes,
sino que te colocas aquí,
justo al lado de todo lo que está lejos
para estar cerca.

Y por suerte, aún más,
no solo existes
y te colocas aquí,
sino que es en ese exacto lugar
en el que me haces pensar
que merezco habitarlo,
conocer los rincones que lo atajan
y saber mirarte también
cuando cierro los ojos.

Como un sueño.

Como el sueño que aparece
en el momento preciso
en el lugar que tú ocupas.

Las cuentas claras (Anay Sala)

Soy
más yo que nunca.
Aritmética sublime
pero impar.

                                 

Recursos Blog & Web

Páginas vistas en total

"He aquí que el silencio fue integrado
por el total de la palabra humana,
y no hablar es morir entre los seres:
se hace lenguaje hasta la cabellera,
habla la boca sin mover los labios,
los ojos de repente son palabras...

...Yo tomo la palabra y la recorro
como si fuera sólo forma humana,
me embelesan sus líneas
y navego en cada resonancia del idioma..."

Pablo Neruda
(Chile, 1904 -1973)

Etiquetas

24 meses Abada Editores Abelardo Linares Ada Menéndez Ahora digo Alba González Sanza Aldo Pellegrini Alegría de Cirque du Soleil Alejandra Pizarnik Alejandra Saiz Alejandra Ziebrecht Alejandro Aura Alexander Pushkin Almudena Guzman Alvaro Mutis Amado Nervo Amalia Bautista Amalia Iglesias Amor Ana A. Ana Ajmatova Ana Dixit Ana Ines Bonnin Ana Istarú Ana María Iza Ana Maria Rodas Ana Merino Ana Rossetti ANAY SALA SUBERVIOLA Andrea Valbuena Andrés Aberasturi Andres Eloy Blanco Andrés Neuman Angel Augier Ángel Augier angel faretta Angel Ganivet Angel Gonzalez Angela Figuera Aymerich Angeles Mora Anibal Nuñez ANNABEL MARTÍNEZ ZAMORA Anne Sexton Anonimo Antonia Ceada Acevedo Antonin Artaud Antonio Bordon Antonio Diez Antonio Gala Antonio Gamoneda Antonio Jerez Antonio José Mialdea Antonio Lucas Antonio Machado Antonio Martinez Ares Antonio Martínez Sarrión Antonio Méndez Rubio Antonio Murciano Antonio Torres Márquez Antonio vega Arcipreste de Hita Arthur Rimbaud Arwen Audre Lorde Aurelio González Ovies Balbina Prior Barack Obama Beatriz Villacañas Beatriz Zuloaga Bebo Valdés Benjamín Prado Berta Piñán Bertolt Brecht Biografías Blanca Andreu Blas de Otero blogs ajenos Caballero Bonald Calderon de La Barca Cancion Carlos Barral Carlos Bousoño Carlos Contreras Elvira Carlos Gargallo Carlos Marzal Carlos Murciano Carlos Sahagun Carlos Salem Carlota Caulfield Carmen Conde Carmen Gonzalez Hughet Carmina Casala Cartas Casildea Cesar Fernandez Moreno Cesar Vallejo Chantal Maillard Charles Baudelaire Charles Bukowski Chicho Sánchez Ferlosio Citas Clara Criado Clara Janes Clarice Ete Clarice Lispector Claudio Rodriguez Club Bukowski Concha García Concha Lagos Concha Urquiza Concursos Coque Malla Cris Cristina Arribas Cristina Luengo Cristina Peri Rossi Cuando nadie me ve Cuento Damaso Alonso Damian Uribarren Daniel Muxica Daniel Valdés David González David Ledesma Vázquez Guayaquil Derek Walcott dia de la poesia Dia del Arbol dia del libro Dia del Padre Diana Garcia Bujarrabal Diana Morales Diana Rodrigo Diego el Cigala Diego Matturocco Dimes y diretes Dino Campana discursos Domi Dulce MAria Loynaz Economia Ediciones Escalera Editorial Demipage Editorial Edhesa Editorial Funambulista Eduardo Galeano EDUARDO LANGAGNE Eduardo Milán Eduardo Mitre Eeva Kilpi efemérides Efraín Bartolomé Efraín Huerta El brujo Elizabeth Barret Browning Elizabeth Bishop Elizabeth Browning Elvira Laruelo Elvira Sastre Emily Dickinson Emma Cabal Ena COLUMBIÉ Enrique de Heriz Enrique Sanchez Campos Entrevista epitafio Escandar Algeet Espectáculo ESPERANZA MEDINA Esperanza Ortega Esther Gimenez Esther Jimenez Lopez Eunice Odio Eva Vaz Evgeni Evtuchenko Evgueni Evtuchenko Fabio Morábito Facto Delafé Federico García Lorca Felipe Benitez Felipe Benitez Reyes Felix de Azua Felix Grande Feria del libro 2009 Fernando García Crespo Fernando Pessoa Fernando Valverde Ferran Fernández Festival Fotopoesia Fotopoesía Fragmentos Fran Fernandez Francisco Ayala Francisco de Quevedo Francisco Fortuny Francisco Galvez Francisco Hernández Francisco Pino futbol Gabriel Celaya Gabriela Mistral Gabril Celaya Garcilaso de la Vega Gary Daher Canedo Gerardo Diego Giacomo Leopardi Gioconda Belli. GLORIA BOSCH MAZA Gloria Fuertes Graciela Wencelblat Wainbuch Guadalupe Grande Gustavo Adolfo Becquer Hugo Izarra Idea Vilariño IES Alpedrete ineditos inicio Irene Sánchez Carrión. Israel Zangwill Italiano ITHA K. Ivan tubau J. Porcupine J.D. Salinger Jacobo Fijman Jacques Viau Jaime Gil de Biedma Jaime Sabines Jaime Torres Bodet Javier Egea Javier Ruiz Taboada Jesus aguado Jesús Aguado Jimena Joan manuel Serrat Joan Oliver Joaquin Sabina John Keats Jon Juaristi Jorge Bocanegra Jorge Guillen jorge Luis Borges Jorge Luis Gutiérrez Jorge Manrique Jorge Riechmann JORGE URRUTIA Jose Agustin Goytisolo José Albi Jose Angel Buesa Jose Angel Valente Jose Antonio Labordeta José Antonio Muñoz Rojas José Bergamín Jose Casadesus José Corredor-Matheos José Fernández de la Sota Jose Garcia Nieto Jose Hierro José Hierro Jose Infante José Luis Piquero José Machado José Manuel Benítez Ariza José Manuel Caballero Bonald Jose Maria Fonollosa Jose Maria Parreño Jose Miguel Ullan Jose Ricardo Eulicino Josefa Parra Juan Antonio GONZáLEZ IGLESIAS Juan carlos Aragon Juan Carlos de la Fuente Umetsu Juan Daniel Perrotta Juan Gelman Juan José Millás Juan José Vélez Otero Juan Ramón Jiménez Juana Castro Juana Ibarbourou Julio Cortázar Kepa Murua Khalil Gibran Leon Felipe Leopoldo Alas Leopoldo Alas Leopoldo de Luis Leopoldo María Panero Leopoldo Panero Lina Zerón Lope de Vega Lorenzo Oliván Lucia Brassi Luis Alberto de Cuenca Luis Antonio de Villena Luis Benitez Luis Cernuda Luis de Gongora Luis Eduardo Aute Luis Garcia Montero Luis Goytisolo Luis Muñoz Luis Rosales Lune Mabana Mamots Manuel Altolaguirre Manuel Delgado Manuel Machado Manuel Vazquez Montalban Manuel Vilas Marçal Font MARCELINO MENÉNDEZ GONZÁLEZ Marcelo Cohen María Elena Anníbali Maria Eugenia Vaz Maria Jesus Silva Maria Meleck Vivanco María Polydouri María Victoria Atienza Maria Zambrano María Zambrano Marina Tsevetaieva Marina Tsvietáieva Mario Benedetti MARTHA RIVERA-GARRIDO martin luther king Maruja Vieira Matilde Casazola Mencía Mia Gallegos Michael Christopher White Miguel angel Arenas Haro Miguel Cabrera Miguel Hernandez Miguel Hernández Mina Loy Miquel Martí i Pol Musica Música Natalia Schnaider Navidad Nazin Hikmet Nezahualcóyotl Nicanor Parra Norma Segades noticias novedades editoriales Nuno Júdice Octavio Paz ofertas de viajes Olga Orozco oliverio Girondo Olvido García Valdés Olvido Garcia Valdez Ortega y Gasset Oscar Hahn Pablo Milané Pablo Neruda Paco Cárdenas y Ramón Peñalver Paco Ibáñez Paloma Ángel Par Lagerkvist Paul Auster Paul Celan Paul Eulard Paul Geraldy Paula Bozalongo Pedro juan Gutierrez Pedro Montealegre Pedro Salinas Pere Quart Peters Lenrie Picasso Piel desnuda Pietro aretino Pilar Garcia Pintura Poemas Inmorales poesia Poesía Poesía asturiana Poesia Surrealista Post Patrocinados Premio Gloria Fuertes Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino Presentacion Prosa Poetica Prosa/poesía Mamots Quique Gonzalez Rafael Alberti Rafael Guillén Rafael Novoa Rainer Maria Rilke Ramón Bascuñana Ray Bradbury Raymond Carver Rebeca Yanke relato breve Reyes Rodolfo Serrano Roger Wolfe Roque Dalton Rosalia de Castro Rosana Acquaroni Rossella di Paolo Ruben Dario Ryszard Kapuściński Samuel Taylor Coleridge Sandor Marai Santa Teresa de Jesús Saramago Sergio Borao Sor Juana Ines de la Cruz Stéphane Mallarmé Stig Dalager Susana Susana Thenon Tayler Durden teatro Teoria Tiempo Atras Tomas Segovia Tomas Tranströmer tomo la palabra toni zenet trozos de carnaval Txus Garcia Valeriano Fauve Vicente Aleixandre Vicente Gallego Vicente Gallegos Victor Hugo Victoriano Cremer Vídeo Villancico Virginia Cantó visor vuelos baratos barcelona madrid w W.H Auden Waldo Leyva Walt Whitman WILLIAM BLAKE William Butler Yeats William Shakespeare Wislawa Szymborska Wystan Hugh Auden Xavier Villaurrutia Yamil Narchi Sadek Yaxkin Melchy Ramos Zaid El Asam Zaid Narf

Contribuyentes

Archivo del blog