17 de abril de 2014

V

Son
Aunque si duelen es porque no son

El antes del puñal
O el después de la venda:

Duelen desde el ayer, desde el mañana,
duelen desde la mano que las puso
A germinar en el presente.

Jesús Aguado

Recordarte

Corre la noche y sus estrellas vierte
Recordarte es mi dulce y grave empeño
Y no quiero dormir por si no sueño.
Y te quiero desde antes de quererte.

Corre mi sangre y se me para al verte
Y de tu vida al yo mirar me adueñó.
Quiero resucitar tu seco leño,
Y te quiero desde antes de quererte..

Si quieres yo me quedo por si quieres,
Quererme alguna triste madrugada.
Sí quieres yo me marcho. Si me hieres

Tus dardos besaré yo sosegada
No me importa saber que no me quieres
Tu frio ya me ha vuelto enajenada.

Poema de juventud de Gloria Fuertes.

15 de abril de 2014

A veces. Solo yo

A veces. Sólo yo…
Respiro y siento el aire
que llena mi espíritu de fuego
A veces. Sólo yo…
Huyo hacia esos rincones
donde mi vida desaparece en sueños
A veces. Sólo yo…
No sé dónde esconder la ira,
a dónde mandar el miedo
A veces. Sólo yo…
Grito en un aullido sordo
que inunda lo que deseo
A veces. Sólo yo…
Porque no queda nada,
Ni mis propios restos.
Sólo un latido incesante
que me agita, me revuelve,
me deja exhausta y sin aliento.
Robado a Arwen

14 de abril de 2014

Y perdí la palabra

Y perdí la palabra.
Como una señal del fin de los tiempos
deje de encontrar la manera de decirte
 todo lo que bulle en mi.
Y te mire y tu imagen se escurria
entre mis emociones
y yo solo queria un poco mas de tiempo,
pero habia gastado ya todo el tuyo.
Y perdi la palabra,
y solo fui capaz de musitar entre sollozos,
"pero yo te quiero".
Manido y estupido.
Cobarde a la hora de saltar sin red.
Esperaba un final para coger fuerza
y el final me llegó a mi.
Y perdi la palabra,
e intente escuchar el eco de las tuyas
buscando un hilo que pudiese seguir
pero ya era todo silencio.
Y perdí tus ojos bañados en amor
Y perdí mi destino final, nuestra boda, nuestros hijos
Y perdí  la caricia de un te amo en tu boca
Y perdí la palabra que me llevo hasta ti.

Eternamente Hoy

Como em dejas que te piense

¡Cómo me dejas que te piense!
Pensar en ti no lo hago solo, yo.
Pensar en ti es tenerte,
como el desnudo cuerpo ante los besos,
toda ante mí, entregada.
Siento cómo te das a mi memoria,
cómo te rindes al pensar ardiente,
tu gran consentimiento en la distancia,
y más que consentir, más que entregarte,
me ayudas, vienes hasta mí, me enseñas
recuerdos en escorzo, me haces señas
con las delicias, vivas, del pasado,
invitándome.
Me dices desde allá
que hagamos lo que quiero
-unirnos- al pensarte,
y entramos por el beso que me abres,
y pensamos en ti, los dos, yo solo.

Pedro Salinas