Cumpleaños de amor (Angel Gonzalez)




¿Cómo seré yo
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,
mis sucesivos cuerpos
—prolongándome, vivo, hacia la muerte—
se pasarán de mano en mano,
de corazón en corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.
Y los ojos
—que importa que no sean estos ojos—
te seguirán a donde vayas, fieles.

Mujer (Audre Lorde)

Sueño con un lugar entre tus pechos
para construir mi casa como un refugio
donde siembro
en tu cuerpo
una cosecha infinita
donde la roca más común
es piedra de la luna y ópalo ébano
que da leche a todos mis deseos
y tu noche cae sobre mí
como una lluvia que nutre.

Audre Lorde

Cuando te pienso ( Amalia Iglesias)

Cuando te pienso se desatan atractores extraños,
mi cuerpo se desplaza,
se hace trizas en todas direcciones para encontrarte.
Y así vuelvo a nacer cuando te abrazo.
En el micro clima de tu piel
mis briznas se conjugan con verbos desconocidos,
se recomponen
lejos de las palabras párvulas y huérfanas.

Así vuelvo a nacer
con los poros imantados de ti.
Tu piel tira de ellos en la distancia.
Hundo mis pies en tu océano,
me abandono a la química de las pasiones,
y a un solo movimiento tuyo
se ordenan mis hormonas, mis células, mis glándulas,
en el concierto del deseo sin ataduras
ni sintaxis.

Y creo más en ti
que en el silencio sobrecogido de las catedrales.
Contigo sobrepaso el umbral de todas las incertidumbres,
en ti el cobijo, el dintel,
mi bóveda, mi ménsula, mi arquitrabe gozoso,
me edificas, me construyes, me sostienes....


Amalia Iglesias

Recordar es olvidar por voluntad

Tengo miedo de olvidarte.
Creo que no sabría qué hacer
sin alguien a quien recordar siempre,
por eso te llevo conmigo
aunque no sientas que te mueves.


Ya has viajado a París
y pronto nos iremos a Londres,
has dormido sin mí
y he vuelto a besarte en tu coche.


Tus ojos, que son míos,
han leído poesía,
tus manos, que son mías,
te han visto florecer entre tréboles,
tu boca, de nadie,
ha maldecido que alguno de estos golpes
no sea de suerte.


¿Recuerdas aquella vez que estuviste mirando una pared durante horas?

Detrás estaba yo.
Pálida, lánguida,
esperando aquel golpe,
pero estaba observándote
y seguías igual de preciosa que anoche.
No le pidas a una kamikaze
que
te
esquive,
se alimenta de catástrofes.


Qué mal se me da echar de menos por echar de más.
A veces
creo que quiero encontrarme contigo
sólo para olvidarme de ti,
pero qué haría yo sin recordarte,
qué haría tu recuerdo sin mí.

No. No hace falta que sigas
diciendo nada.
De verdad.
Ya no distingo la mentira de la realidad.
He de decirte que en silencio
no es como mejor me callas,
pero me vas a perdonar, porquevoy a escribirte siempre.


Voy a reinventarte, voy a abrirte y a meterme dentro de tu caja torácica para que cada vez que quieran hacerte sonar, me toques.


Voy a pintar las paredes de tu estómago
con tiburones blancos me
rodeando
por mi tristeza
y voy a sentarme en tu corazón
mientras juego con la sal
a no salir nunca de tus pulmones
para que cada vez que inspires
se te llene el pecho con mi nombre.


Voy a contemplar cómo cicatrizan las heridas,
voy a quedarme dentro porque fuera
no he encontrado otra manera de llegar
a-marte.


Voy a evitar ahogarme en cadasubida
de maneras
porque acabo de recordar que
siempre me esperabas
abajo.


Voy a perderme
porque en el fondo
quiero encontrarte.


Quiero volver a saber de ti
para ver qué ha sido de la niña
que jugaba al escondite con las margaritas
y ojalá te sientas perdida,te busques
y me encuentres.


Ojalá encontrarme
antes
de que vuelvas
y me pierda.


ALEJANDRA SAIZ

Sordo

Arrancarme los timpanos,
clavarme agujas en el oido
y hacer que acabe sordo.
Sordo para siempre
Sordo para todo
Sordo para no tener que escuchar
este silencio de tu voz
que retumba en mi cabeza.
No, no dejeis que acabe conmigo
que me vuelva loco.
No hay pastilla que acabe con tanta tristeza
no hay calmante que mitigue este dolor.

No he conocido (Sandor Marai)

No he conocido a nadie que fuera capaz
de alegrarse como ella de las cosas sencillas
de la vida: personas y animales, estrellas y libros,
todo le interesaba, y su interés no se basaba
en la altivez, en la pretensión de convertirse
en experta, sino que se aproximaba a
todo lo que la vida le daba con la alegría
incondicional de una criatura
que ha nacido al mundo para disfrutarlo...
Sándor Márai

Arte Practico de hacerse el interesante (Txus García)

Es como ir besando el doble filo
todo el rato,
tratando de pasar por tu corazón
de puntillas,
sin herirte,
ni exigirte,
ni clavarte las espuelas,
sutil todo
-como quien no quiere la cosa-
ahora un detalle,
ahora un roce,
ahora un beso
e intentando estar siempre
por casualidad a tu lado,
allí,
sin que se me note,
pero en el justo momento.

HOY

Hoy me desperte con los labios humedos
de tanto soñarme entre tus muslos.
Hoy amaneci con tu sonrisa grabada en mi cara
esa sonrisa que no te puede quitar ni el adios.

Me gustas (Diego Matturocco)

Me gustas. Sí, me gustas.
Y no sólo porque me gusta tu figura
te figuro en mis horas;
me gustas porque me gustan tus gestos
y lo que en mí gestas,
y me gustas aunque yo te sea indigesto
o te quede angosto.

Me gustas como le gusta la langosta
al que se la han privado y no la ha probado;
me gustas
como le gusta el calor de agosto
a quien circula en círculos
por el círculo polar ártico.

Me gustas, sí, me gustas;
Te ajustas a mi gusto, y en mi gusto no te gastas.

Me gustas,
y quisiera degustarte
y degustarte
y degustarte…
Y gustarte
 

***

Aun si digo sol y luna y estrella me refiero a cosas que me suceden.
¿Y qué deseaba yo?
Deseaba un silencio perfecto.
Por eso hablo.

Llamalo X


Se despejan las dudas:
hay constante.
Aparece templado el equilibrio.

(Ha resuelto tu boca la ecuación.
Eres la solución
a todos mis poemas)


 ANAY SALA SUBERVIOLA

Porqué (Jesus Aguado)

Por qué.

Dime por qué me abriste esas cavernas,
esos bostezos de hipopótamos

si me amabas.

Por qué me desarmaste
con caricias, promesas y milagros
y me invitaste al juego
de la luna, las velas, la mina y los caminos.

Por qué
si, apenas desarmado,
me clavaste alfileres en los ojos,
me desollaste lenta,
me aplastaste los huesos
usando ese almirez que llamas corazón
si me amabas.

Por qué,
si me amabas,
dejas que me desangre solo
y a merced de voraces sentimientos-hormiga,
solo como un planeta estallando en el tiempo,
solo como el cadáver de una espiral estrangulada con
alambre de espino.

Por qué.

Por qué me desarmaste
si pensabas matarme aunque me amabas.

Por qué tantas heridas,
esas bocas de pozo, esos volcanes tristes,
por qué tantas heridas

si me amabas.

Por qué me desnudaste
con sonrisas, con manos, con música, con luces,
con licores y especias, con la tierra y la luna,
por qué me desnudaste
y me invistaste al sueño real de nuestra vida
para luego dormirme de un hachazo infinito

si me amabas.

Dime por qué me desarmaste con mentiras
que me dejaron indefenso
ante tu amor borroso y sanguinario

si me amabas.

Dime por qué me amabas
sin valor para amarme

y me sacrificaste en un altar al que accedí engañado
pensando que era el tiempo y la alegría
y que eras tú con los brazos abiertos.

(Yo que fui confiado a nuestro amor
como un fuego a sus llamas,
como un mar a sus olas,
que me entregué a tu entrega
y dormí al centinela que vigila
la entrada del corazón,
me vi de pronto muerto de una muerte
que aullaba con mi voz que era la tuya.

Si me amabas

por qué.

Dime por qué me amabas si me amabas
sin valor para amarme
como el monte a sus rocas,
como el sol a su luz.)

Dime por qué me amabas si me amabas
para acabarme así, de cualquier modo,
permitiendo que me desangre
en un lugar oscuro
mientras tiemblo y sollozo y me asfixio despacio
y a tientas
cuando tú
no me sientes, ya no,
y por eso no sabes lo solo que estoy muerto.

Si me amabas

por qué.

Dime por qué me amabas si me amabas.



Poema de Jesús Aguado

Tuyos hace años, tan distintos tan iguales

Patada en el estómago
silencio recalcitrante
ausencia de ...
respiración.

Mentiras con forma de duda
recuerdos pisoteables
dudas con forma de angustia.

Pánico,
asco de los propios miedos
risa del otro ante lo que le resulta tan ajeno (rincón donde se pierde la empatía).

Sabor a asfalto en la punta de la lengua.
Ganas de vomitar.

Falta de fe,
cansancio para caminar.

Es tan sólo el miedo
cuando las inseguridades se pintan de certeza.

Ganas de llorar
y vomitar.

Patada en el estómago
silencio recalcitrante

Decia el cantante

Decia el cantante, perdon por la  tristeza.
Pero se me esta clavando en el alma.
Perdon por no sonreir y dejar pasar el tiempo
por perder las llaves de la puerta que lleva al olvido
por esta cobardia tan cobarde llena de dolor y espanto
Perdon por ser tan de ti, tan de buscar rincones
tan de dejar hacer, perdon por ofuscarme
y por estas lagrimas que se esconden
en algun lugar de mi triste barba.

Perdon, perdon por que he soñado
perdon porque he perdido
perdon por este vete tu a saber que,
que me hace sentir podrido y muerto.
Decia el cantante perdon por la tristeza
pero mis ansias de vivir se quedaron
aparcadas entre dos mundos demasiado distantes.

Perdon por que quise vivir y no supe como
por arroparme con tu calma que disfrace de mi abandono
por no dejar que mi cuerpo te hiciera
sentir cada noche mil muertes diferentes a la que me acecha
Perdon por vivir y donar a este valle de lagrimas
un suspiro y la furtiva que corre libre tras tu recuerdo

Perdon y gracias por no mirar, por no dejar
que esta tristeza, no tan subita, cale en lo cercano,
harta de estar harta Si, ya me cansé
me canse de mirarte y que no me veas
de esperarte y que no vinieras
se canso mi tristeza de ocultarse
y de que detras de cada golpe de esperanza
solo me entren ganas de acabar.

soñando tropiezos


En noches de tropiezos, Sueña con mi mano.
Tus pasos siempre son mas seguros de ella.

Estoy Aqui (Luis Alberto de Cuenca)

Estoy aquí, mi amor, estoy aquí

velando tus naufragios en las noches

en que nadie responde, en las heladas

madrugadas vacías, en las tardes

de desesperación y de locura.

Pon en duda si quieres, que la Tierra

gire en el desdoblado precipicio

del espacio infinito alrededor

del sol, o que los astros sean fuego,

o que el amargo río de la vida

desemboque en la muerte. Pero nunca

dudes de que, en la fiebre del fracaso

o en la sed de la angustia, en el abismo

de la ansiedad y del desasosiego,

estoy aquí, amor mio, estoy aquí

Aunque tu no me veas ni me oigas.



Quizas Luis Alberto de Cuenca no sea el poeta al que admire por su pose y la distancia que marca entre el y el resto de los mortales tras su atildada pose y su corbata perfecta, pero sus letras ..... , sus letras enganchan y te hacen sentir la felicidad de ser lector.
 

Con un suspiro

Dejar que los sueños se escapen
con un suspiro.
Dejar que nos envuelvan certezas
que ayer perdimos
y hoy regresan cargadas
con el sabor amargo de la mentira.
Dejar que se olvide la piel,
el sabor dulce que fluye entre tus labios,
que riega el deseo
de esas mañana de domingo
en las que la risa y las galletas
se mezclan en tu cama
con el Hola version digital
y la musica casi silente.
Dejar que los sueños se escapen
que todo lo que perdemos
sea un brindis al futuro,
un no encontrarnos de frente
cuando todo esta presente
y solo,  hay que mirar.
Con un suspiro nos enviamos a los leones
que esperan fuera, hambrientos,
deseosos de devorar
tanto amor y poesia
como la que somos capaces de crear.
Con un suspiro pasamos a grande
y a chica, y ya no hay pares
y tampoco juego.
Con un suspiro damos todo por perdido
cuando todo esta aun vivo.
Con un suspiro te vas, con un suspiro te has ido.

Recursos Blog & Web

Páginas vistas en total

"He aquí que el silencio fue integrado
por el total de la palabra humana,
y no hablar es morir entre los seres:
se hace lenguaje hasta la cabellera,
habla la boca sin mover los labios,
los ojos de repente son palabras...

...Yo tomo la palabra y la recorro
como si fuera sólo forma humana,
me embelesan sus líneas
y navego en cada resonancia del idioma..."

Pablo Neruda
(Chile, 1904 -1973)

Etiquetas

24 meses Abada Editores Abelardo Linares Ada Menéndez Ahora digo Alba González Sanza Aldo Pellegrini Alegría de Cirque du Soleil Alejandra Pizarnik Alejandra Saiz Alejandra Ziebrecht Alejandro Aura Alexander Pushkin Almudena Guzman Alvaro Mutis Amado Nervo Amalia Bautista Amalia Iglesias Amor Ana A. Ana Ajmatova Ana Dixit Ana Ines Bonnin Ana Istarú Ana María Iza Ana Maria Rodas Ana Merino Ana Rossetti ANAY SALA SUBERVIOLA Andrea Valbuena Andrés Aberasturi Andres Eloy Blanco Andrés Neuman Angel Augier Ángel Augier angel faretta Angel Ganivet Angel Gonzalez Angela Figuera Aymerich Angeles Mora Anibal Nuñez ANNABEL MARTÍNEZ ZAMORA Anne Sexton Anonimo Antonia Ceada Acevedo Antonin Artaud Antonio Bordon Antonio Diez Antonio Gala Antonio Gamoneda Antonio Jerez Antonio José Mialdea Antonio Lucas Antonio Machado Antonio Martinez Ares Antonio Martínez Sarrión Antonio Méndez Rubio Antonio Murciano Antonio Torres Márquez Antonio vega Arcipreste de Hita Arthur Rimbaud Arwen Audre Lorde Aurelio González Ovies Balbina Prior Barack Obama Beatriz Villacañas Beatriz Zuloaga Bebo Valdés Benjamín Prado Berta Piñán Bertolt Brecht Biografías Blanca Andreu Blas de Otero blogs ajenos Caballero Bonald Calderon de La Barca Cancion Carlos Barral Carlos Bousoño Carlos Contreras Elvira Carlos Gargallo Carlos Marzal Carlos Murciano Carlos Sahagun Carlos Salem Carlota Caulfield Carmen Conde Carmen Gonzalez Hughet Carmina Casala Cartas Casildea Cesar Fernandez Moreno Cesar Vallejo Chantal Maillard Charles Baudelaire Charles Bukowski Chicho Sánchez Ferlosio Citas Clara Criado Clara Janes Clarice Ete Clarice Lispector Claudio Rodriguez Club Bukowski Concha García Concha Lagos Concha Urquiza Concursos Coque Malla Cris Cristina Arribas Cristina Luengo Cristina Peri Rossi Cuando nadie me ve Cuento Damaso Alonso Damian Uribarren Daniel Muxica Daniel Valdés David González David Ledesma Vázquez Guayaquil Derek Walcott dia de la poesia Dia del Arbol dia del libro Dia del Padre Diana Garcia Bujarrabal Diana Morales Diana Rodrigo Diego el Cigala Diego Matturocco Dimes y diretes Dino Campana discursos Domi Dulce MAria Loynaz Economia Ediciones Escalera Editorial Demipage Editorial Edhesa Editorial Funambulista Eduardo Galeano EDUARDO LANGAGNE Eduardo Milán Eduardo Mitre Eeva Kilpi efemérides Efraín Bartolomé Efraín Huerta El brujo Elizabeth Barret Browning Elizabeth Bishop Elizabeth Browning Elvira Laruelo Elvira Sastre Emily Dickinson Emma Cabal Ena COLUMBIÉ Enrique de Heriz Enrique Sanchez Campos Entrevista epitafio Escandar Algeet Espectáculo ESPERANZA MEDINA Esperanza Ortega Esther Gimenez Esther Jimenez Lopez Eunice Odio Eva Vaz Evgeni Evtuchenko Evgueni Evtuchenko Fabio Morábito Facto Delafé Federico García Lorca Felipe Benitez Felipe Benitez Reyes Felix de Azua Felix Grande Feria del libro 2009 Fernando García Crespo Fernando Pessoa Fernando Valverde Ferran Fernández Festival Fotopoesia Fotopoesía Fragmentos Fran Fernandez Francisco Ayala Francisco de Quevedo Francisco Fortuny Francisco Galvez Francisco Hernández Francisco Pino futbol Gabriel Celaya Gabriela Mistral Gabril Celaya Garcilaso de la Vega Gary Daher Canedo Gerardo Diego Giacomo Leopardi Gioconda Belli. GLORIA BOSCH MAZA Gloria Fuertes Graciela Wencelblat Wainbuch Guadalupe Grande Gustavo Adolfo Becquer Hugo Izarra Idea Vilariño IES Alpedrete ineditos inicio Irene Sánchez Carrión. Israel Zangwill Italiano ITHA K. Ivan tubau J. Porcupine J.D. Salinger Jacobo Fijman Jacques Viau Jaime Gil de Biedma Jaime Sabines Jaime Torres Bodet Javier Egea Javier Ruiz Taboada Jesus aguado Jesús Aguado Jimena Joan manuel Serrat Joan Oliver Joaquin Sabina John Keats Jon Juaristi Jorge Bocanegra Jorge Guillen jorge Luis Borges Jorge Luis Gutiérrez Jorge Manrique Jorge Riechmann JORGE URRUTIA Jose Agustin Goytisolo José Albi Jose Angel Buesa Jose Angel Valente Jose Antonio Labordeta José Antonio Muñoz Rojas José Bergamín Jose Casadesus José Corredor-Matheos José Fernández de la Sota Jose Garcia Nieto Jose Hierro José Hierro Jose Infante José Luis Piquero José Machado José Manuel Benítez Ariza José Manuel Caballero Bonald Jose Maria Fonollosa Jose Maria Parreño Jose Miguel Ullan Jose Ricardo Eulicino Josefa Parra Juan Antonio GONZáLEZ IGLESIAS Juan carlos Aragon Juan Carlos de la Fuente Umetsu Juan Daniel Perrotta Juan Gelman Juan José Millás Juan José Vélez Otero Juan Ramón Jiménez Juana Castro Juana Ibarbourou Julio Cortázar Kepa Murua Khalil Gibran Leon Felipe Leopoldo Alas Leopoldo Alas Leopoldo de Luis Leopoldo María Panero Leopoldo Panero Lina Zerón Lope de Vega Lorenzo Oliván Lucia Brassi Luis Alberto de Cuenca Luis Antonio de Villena Luis Benitez Luis Cernuda Luis de Gongora Luis Eduardo Aute Luis Garcia Montero Luis Goytisolo Luis Muñoz Luis Rosales Lune Mabana Mamots Manuel Altolaguirre Manuel Delgado Manuel Machado Manuel Vazquez Montalban Manuel Vilas Marçal Font MARCELINO MENÉNDEZ GONZÁLEZ Marcelo Cohen María Elena Anníbali Maria Eugenia Vaz Maria Jesus Silva Maria Meleck Vivanco María Polydouri María Victoria Atienza Maria Zambrano María Zambrano Marina Tsevetaieva Marina Tsvietáieva Mario Benedetti MARTHA RIVERA-GARRIDO martin luther king Maruja Vieira Matilde Casazola Mencía Mia Gallegos Michael Christopher White Miguel angel Arenas Haro Miguel Cabrera Miguel Hernandez Miguel Hernández Mina Loy Miquel Martí i Pol Musica Música Natalia Schnaider Navidad Nazin Hikmet Nezahualcóyotl Nicanor Parra Norma Segades noticias novedades editoriales Nuno Júdice Octavio Paz ofertas de viajes Olga Orozco oliverio Girondo Olvido García Valdés Olvido Garcia Valdez Ortega y Gasset Oscar Hahn Pablo Milané Pablo Neruda Paco Cárdenas y Ramón Peñalver Paco Ibáñez Paloma Ángel Par Lagerkvist Paul Auster Paul Celan Paul Eulard Paul Geraldy Paula Bozalongo Pedro juan Gutierrez Pedro Montealegre Pedro Salinas Pere Quart Peters Lenrie Picasso Piel desnuda Pietro aretino Pilar Garcia Pintura Poemas Inmorales poesia Poesía Poesía asturiana Poesia Surrealista Post Patrocinados Premio Gloria Fuertes Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino Presentacion Prosa Poetica Prosa/poesía Mamots Quique Gonzalez Rafael Alberti Rafael Guillén Rafael Novoa Rainer Maria Rilke Ramón Bascuñana Ray Bradbury Raymond Carver Rebeca Yanke relato breve Reyes Rodolfo Serrano Roger Wolfe Roque Dalton Rosalia de Castro Rosana Acquaroni Rossella di Paolo Ruben Dario Ryszard Kapuściński Samuel Taylor Coleridge Sandor Marai Santa Teresa de Jesús Saramago Sergio Borao Sor Juana Ines de la Cruz Stéphane Mallarmé Stig Dalager Susana Susana Thenon Tayler Durden teatro Teoria Tiempo Atras Tomas Segovia Tomas Tranströmer tomo la palabra toni zenet trozos de carnaval Txus Garcia Valeriano Fauve Vicente Aleixandre Vicente Gallego Vicente Gallegos Victor Hugo Victoriano Cremer Vídeo Villancico Virginia Cantó visor vuelos baratos barcelona madrid w W.H Auden Waldo Leyva Walt Whitman WILLIAM BLAKE William Butler Yeats William Shakespeare Wislawa Szymborska Wystan Hugh Auden Xavier Villaurrutia Yamil Narchi Sadek Yaxkin Melchy Ramos Zaid El Asam Zaid Narf

Contribuyentes

Archivo del blog