Sin Embargo (Elvira Sastre)


Sin embargo.

Te deseo a alguien
que no te diga lo guapa que eres
sino que te lo enseñe,
para que te lo aprendas
sin necesidad de repetírtelo.

Te deseo un poema sin adorno,
frases ridículas,
palabras llanas y simples,
para que entiendas que en el amor
poesía es lo que sale de su boca
y no lo que lees en los libros.

Te deseo un amante con el corazón roto
para que sepa entenderte
y para que respete tu tristeza
cuando haya humedades,
pero sobre todo
para que proteja los destrozos del tuyo
con el suyo
y cuando tiemblen
tener un sustento.

Te deseo un admirador del nudismo
para que vivas lo que es una mirada desmaquillada,
para que coloques los espejos al otro lado,
para que te lleve con los ojos
a amar tu cuerpo sobre todas las cosas,
para que respete tu belleza
y haga de tu silueta el mapa de su tesoro.

Te deseo a un fiel del mar
para que jamás detone las olas de tus lagrimales,
para que acepte que un día serás calma
y otro tempestad
y aun así decida volver a ti cada día,
para que no evite que te derrames,
para que lleve tu sabor en la piel
y mire dentro de ti aunque escueza.

Te deseo a un poeta
con toda mi pena
para que te condene en su egoísmo
a la eterna salvación,
para que te haga inmortal
cuando tengas ganas de morir,
para que la única bala que te dispare
cuando le abandones
-porque tú eres un pájaro atrapado en la nieve,
recuérdalo, amor mío-
sea la que detona una palabra,
para que cuando te sientas nadie
recuerdes que eres el olvido de alguien.

Te deseo a tantas personas
como amor quiero hacerte.

Yo, sin embargo,
solo te deseo a ti.
 
 
 
Como un huracan han llegado las letras de Elvira Sastre a mi vida, como un huracan de sensaciones, de caricias, de lagrimas, de poemas. De repente, su alto grado de actividad en facebook, en su blog,  hace que la imposibilidad de encontrar sus libros en las librerias por las que he pasado sea un poco mas llevadero.
Así que esperemos que esta semana me de la oportunidad de encontrar sus letras impresas, aspirar el aroma del papel impregnado en emociones y gozar de nuevo con la lectura de alguien que ha llegado para quedarse.

Aborrezco estas madrugadas

Aborrezco estas madrugadas
llenas de angustias y certezas.
Esas noches que se rien de tus sueños
Esas noches que lloras las pesadillas de la vida.

Odio estas noches de lucidez
De ver imagenes que nunca fueron para mi
de puñetazos en el alma
de amputar las esperanzas.

Me siento asqueado de mi presencia
de la pena usada como nexo
Noches de presion en el pecho
noches que mueren al alba.


Y al alba, estas tu de frente
marcando un mundo entre dos
y al alba sonrisas y cantos
un beso que no robo porque no esta

y al alba palabras, y al alba vigor
y al alba personas que viven,
que sienten, personas
 a quien poder dar amor


Te quiero


Te quiero.

Te lo he dicho con el viento
jugueteando tal un animalillo en la arena
o iracundo como órgano tempestuoso;

te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

te lo he dicho con las plantas,
leves caricias transparentes
que se cubren de rubor repentino;

te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,

te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.
Pero así no me basta;
más allá de la vida
quiero decírtelo con la muerte,
más allá del amor
quiero decírtelo con el olvido.

A la Espera (natalia Schnaider)

A LA ESPERA

Hoy no viniste
ayer tampoco
anteayer no
La semana pasada
el mes anterior, ni el pelo
a principio de año
ahí te vi
lucías bien
yo también
hoy no viniste
ni avisaste que lo hacías
ni lo contrario
claro, uno no dice
“no voy”
directamente
no llega
sin embargo
te espero
y esperar
es así
es esto
mirar por la ventana
agudizar el sentido
buscarte en la calle
creer que tu alma se apoderó de un gato
y querés estar cerca
escribir cartas con tu dirección
dedicarte momentos
nubes
hojas
botones
mirar la cartelera de cine
y adivinar qué película veremos juntos
qué playa caminaremos
bajo qué árbol llegaremos a extendernos las manos
hoy no viniste
no es triste
es un compás de baile
es una preparación de ansiedades
es la resolana del amor
hoy no viniste
pero sigo creyendo
empecinadamente
que mañana
en un rato
antes que anochezca
en la madrugada
vas a llegar.

Si el hombre pudiera decir lo que ama...


Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero,  porque no he vivido.

Agua Sexual

Rodando a goterones solos,a gotas como dientes,
a espesos goterones de mermelada y sangre,
rodando a goterones,cae el agua,
como una espada en gotas,
como un desgarrador río de vidrio,
cae mordiendo,golpeando el eje de la simetría,
pegando en las costuras del alma,
rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro.


Solamente es un soplo, más húmedo que el llanto,
un líquido, un sudor, un aceite sin nombre,
un movimiento agudo,haciéndose, espesándose,
cae el agua,a goterones lentos,
hacia su mar, hacia su seco océano,
hacia su ola sin agua.


Veo el verano extenso, y un estertor saliendo de un granero,
bodegas, cigarras,poblaciones, estímulos,
habitaciones, niñas durmiendo con las manos en el corazón,
soñando con bandidos, con incendios,
veo barcos,veo árboles de médula
erizados como gatos rabiosos,
veo sangre, puñales y medias de mujer,
y pelos de hombre,
veo camas, veo corredores donde grita una virgen,
veo frazadas y órganos y hoteles.


Veo los sueños sigilosos,admito los postreros días,
y también los orígenes, y también los recuerdos,
como un párpado atrozmente levantado a la fuerza
estoy mirando.


Y entonces hay este sonido,un ruido rojo de huesos,
un pegarse de carne,
y piernas amarillas como espigas juntándose.
Yo escucho entre el disparo de los besos,
escucho, sacudido entre respiraciones y sollozos.


Estoy mirando, oyendo,
con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma
en la tierra,
y con las dos mitades del alma miro al mundo.


y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente,
veo caer un agua sorda,a goterones sordos.


Es como un huracán de gelatina,
como una catarata de espermas y medusas.
Veo correr un arco iris turbio.
Veo pasar sus aguas a través de los huesos.

Blancanieves Ninfomana

Blancanieves ninfómana
(dedicada a Lars von Trier, no digo más)

Después de haberse acostado
sin interrupción
y reiteradamente
con los siete
enanitos,
érase una vez
una pregunta
de Blancanieves:
Decidme, queridos enanitos,
¿cuándo llegan finalmente los 40 ladrones?

Dialectica del Verso y la Hostia

DIALÉCTICA DE LA HOSTIA Y EL VERBO

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas”. SAN JUAN (1:1-3)
En el principio era la Hostia. Y la Hostia era con Dios y la Hostia era Dios. La Hostia era en un principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por ella. Menos mal que llegó el Verbo más tarde, para nombrar la injusticia en lo estético.
En el principio era la Hostia. El Verbo, que por aquél tiempo era Dios, no se atrevió a abrir la boca. Esto era en un principio. Todas las cosas fueron golpeadas. Y se hizo el silencio.
En el principio era la Hostia. El Verbo gritó, confiando en así hacer justicia estética a semejante catástrofe. Desde entonces, el lenguaje y el arte son objetivación del trauma.
En el principio era la Hostia. El Verbo llanto, su objetivación, lágrima silenciosa.
En el principio era el Verbo. La Hostia lo hizo callar. El resto ha sido silencio.
En el principio era el Verbo. A Hostias, lo condenaron al silencio.
El el principio la Hostia le cerró la boca al verbo. Se hizo la oscuridad fonética. El trauma pudo cicatrizar como concepto sólo mucho más tarde.
En el principio fue la Hostia. La música y matemáticas pitagóricas fueron el primer intento de objetivar su eco.
En el principio fue la Hostia. Al Verbo lo crucificamos a martillazos en el picadero.
En el principio fue la Hostia. El Verbo es su sollozo. El arte, su lágrima.
En el principio fue la Hostia. El Verbo: expresión gutural de la lágrima.
En el principio fue la Hostia. La literatura, verbo hecho lágrima.
Dadme una Hostia ontológica para que la dialectice en Verbo.
El principio nunca fue. Al Verbo le cerramos la boca a hostias.
En el principio fue el Verbo. Hasta que llegó la Hostia y lo calló. Todo arte posterior no es sino el intento de objetivar la violencia de ese silencio.
En el principio fue la Hostia. El Verbo, música atonal y arrítmica.
Los héroes trágicos callan como mímesis de la Hostia.
Todo silencio no es sino reproducción de la Hostia primordial.
El Verbo es la cicatriz lingüística incapaz de dar cuenta de la magnitud de la Hostia. Sublime sólo en tanto que intento recurrente.
En el principio fue la Hostia. El mesianismo marxista de salvación en el Verbo, esperanza que espeluzna.
Al principio fue la Hostia. Siga buscando. Hay miles de Verbos.
Al principio fue la Hostia. Su eco empezó a calmarse cuando me extirpé autónomamente el ombligo.
De la Hostia venimos y en verbo nos convertiremos.
Salir de la Hostia me convirtió en la hostia en verbo.
Entregarse temerariamente a la hostia es la hostia.
El verbo no es sino hostia cicatrizada
Bienaventuradas las hostias que se hicieron verbo.

la vuelta al mundo para abrazarte pro la espalda

“Me encantaba verla enojada.
Me enamoraba su forma
en que entumecía los labios.
Amaba todo su cuerpo.
Desde su mirada hasta sus huellas,
desde mis huesos hasta las estrellas.
Pero verla enojada era un riesgo
que yo debía tomar,
pues se tomaba las cosas muy en serio.
Como yo su forma de decir “te quiero”.”





La vuelta al mundo para abrazarte por la espalda- J. Porcupine

a esa dama


A esa Dama

A esa dama que como viento de levante
trastoca con su presencia  el sentido.
que sin querer, dejo un rayo
de su luz a mi que hoy  escribo.

A la  dama de mirada inquieta
vestida con palabras y su propio estilo,
ahora sátira, ahora caricia, ironía,
lengua sabia; que no sabes si te deja o ya te has ido.


A ti, sonrisa perenne , espíritu libre,
fuerza, sol, madre, alma, amiga.
Capaz de mirar la muerte
como tantos quisiéramos mirar  la vida.

a ti, que has vivido y decidido;
que hoy todo lo iluminas,
que en el camino que elegiste
te ganaste  ser tu dueña , ser tu misma.
 

A ti, que reconvierto  en palabras, 
que eres sueño y pesadilla.
Cara surcada por el tiempo vivido
hermosa y singular, atrayente y querida.

A ti, Verano de Vivaldi 
Ahora presto , ahora adagio.
Oda a la alegría de momentos inconclusos
de un beethoven que he  perdido.


A ti y  Para ti que surgiste de la nada
para quedar en la memoria, 
del hombre que un día soñó
con dejar de ser un niño.


Otros tiempos otros blogs otros momentos.

Reivindicacion

Reivindico el derecho a amar,
a ponernos el mundo por montera
a vencer las distancias y los errores
a ganar esta guerra en que me veo.

Reivindico el derecho a la inmortalidad
de esas miradas que regalas
a reflejarnos en los ojos del otro
a vivir soñando eternamente.

Reivindico el derecho a emocionarnos
a compartir tristezas y alegrias
perdonar, vivir, ser estar
caminar de la mano hasta el final

Reivindico la vida como esencia
el deseo como castigo
tu cuerpo como una promesa
los sueños que sean vividos

Reivindico la alegria de sufrir
cada dia la vida a tu lado
reivindico la tristeza dedormir
y verte con los ojos cerrados

Reivindico el amor, la esencia,
la alegria y las miradas
los sueños y la eternidad
el hoy, el ayer, el mañana

reivindico hasta la muerte

Soneto

Voy a hacerte feliz. Sufrirás tanto
que le pondrás mi nombre a la tristeza.
Mal contrastada, en tu balanza empieza
la caricia a valer menos que el llanto.

Cuánto me vas a enriquecer y cuánto
te vas a avergonzar de tu pobreza,
cuando aprendas -a solas- qué belleza
tiene la cara amarga del encanto.

Para ser tan feliz como yo he sido,
besa la espina, tiembla ante la rosa,
bendice con el labio malherido,

Juégate entero contra cualquier cosa.
Yo entero me jugué. Ya me he perdido.
Mira si mi venganza es generosa.


Antonio Gala

El amor tiene nombre y apellidos

El amor tiene nombre y apellidos,
carnet de identidad,
fechas borrosas,
rostros desdibujados
portales en penumbra,
aceras de ciudades,
parques umbríos,
hoteles de pasillos silenciosos,
cuartos de estar
con pianos de leyenda,
buhardillas,
descampados,
corralas,
casas deshabitadas que habitaban
esta gran casa
que hoy abandono ya
definitivamente.

No puedo dejar de pensar en ti

Que se me caigan los dientes,
que la lepra ponga huevos en mis ojos,
que miles de gusanos excaven túneles
desde mis heridas abiertas hasta mi corazón,
que un elefante ebrio cocee un muro de adobe
y éste se desplome sobre mí,
que una cobra loca se enrosque en mis genitales,
que un rayo incendie mi choza mientras duermo,
que los escarabajos de la pimienta
mastiquen mis oídos lentamente:
que me ocurra todo esto
si vuelvo a decirte que te amo,
si vuelvo a pensar en tí,
desagradecida y mentirosa,
torpe mujer de barro y nubes.

Te amo.
No puedo dejar de pensar en tí.

Preguntas

¡Escríbeme qué llevas puesto! ¿Es cálido?
¡Escríbeme en qué duermes! ¿Es también blando?
¡Escríbeme qué aspecto tienes! ¿Sigue siendo el mismo?
¡Escríbeme qué echas de menos! ¿Mi brazo?
¡Escríbeme cómo te va! ¿Te respetan?
¡Escríbeme qué andan haciendo! ¿Tienes bastante valor?
¡Escríbeme qué haces tú! ¿Sigue siendo bueno?
¡Escríbeme en qué piensas! ¿En mí?
¡La verdad es que sólo tengo preguntas para ti!
¡Y espero con ansiedad la respuesta!
Cuando tú estás cansada, nada puedo llevarte.
Si pasas hambre, no puedo darte de comer.
Así que estoy como fuera del mundo,
perdido, como si te hubiese olvidado.



Berltolt Brecht

No tengo mas remedio

No tengo mas remedio
que quererte.
Cada mañana, al despertar.
Al sentirme abandonado en tus manos
o en la lejanía de los kilometros.
No tengo mas remedio,
Que dejarme ir entre suspiros
que se vuelven estremecidos
cuando siento tu piel
No, no tengo mas remedio
que entregarme en ti
en tu amor
en la sonrisa que me das cada día
No tengo mas remedio que quererte
porque tu me das vida
porque en ti broto cada día
No, definitivamente no,
No tengo mas remedio que quererte


 De otros tiempos otros blogs

Que o Quien soy

Soy amor, libertad, sueños, palabra, lagrimas, emoción, un niño, un payaso, parte de ti y de mi, vida, un árbol y un bosque, la casa de tus sueños, el día que me quieras, Quijote, el infierno, Otelo, el cielo, soy lo que nunca quise ser, no soy nadie.


Otros tiempos otros sitios 

Mi amor

Mi amor suena igual de cursi
que cualquier amor en el mundo.
Es rosa cuando la piel se roza,
Es blanco cuando lo derramamos.
Mi amor es vida y es experiencia;
es sueño y a veces dolor;
es aventura, caminos desconocidos,
es volver al mismo sitio buscando el calor.
Mi amor es la tormenta perfecta
Eres tu, soy yo
Es calma, es silencio.
Son lagrimas que riegan la pasión.
Mi amor son letras dispersas
que forman palabras,
que solo buscan acariciar.
son susurros nocturnos,
gemidos quedos,
risas, música
tu y yo.
Mi amor es un bolero,
suave, quedo, apretado.
mi amor tiene el desgarro
de la cuerda del Cello arañada.
mi amor es contigo en la distancia
mi amor es juego de palabras
mi amor es el mundo
mi amor es la historia
mi amor es un aroma
de los tiempos que aun tienen que llegar.





Eran otros tiempos, distintos, tiempos ya pasados.

Carta Sin despedida


A veces,     
mi egoísmo
me llena de maldad,
y te odio casi
hasta hacerme daño
a mí mismo:
son los celos, la envidia,
el asco
al hombre, mi semejante
aborrecible, como yo
corrompido y sin
remedio,
mi querido
hermano y parigual en la
desgracia.
A veces -o mejor dicho:
casi nunca-,
te odio tanto que te veo
distinta.
Ni en corazón ni en alma
te pareces
a la que amaba sólo
hace un instante,
y hasta tu cuerpo cambia
y es más bello
-quizá por imposible
y por lejano-.
Pero el odio también me
modifica
a mí mismo,
y cuando quiero darme
cuenta
soy otro
que no odia, que ama
a esa desconocida cuyo
nombre es el tuyo,
que lleva tu apellido,
y tiene,
igual que tú,
el cabello largo.
Cuando sonríes,
yo te reconozco,
identifico tu perfil
primero,
y vuelvo a verte,
al fin,
tal como eras, como
sigues
siendo,
como serás ya siempre,
mientras te ame.

West 35th Street


¿Por qué sigo empeñado en encontrar
la mujer que imagina uno en su mente?
Y, además, ¿es que existe esa mujer?

Muchos ya descubrieron al principio
que esa mujer no existe. Al darse cuenta
buscaron al azar una cercana.

Renunciaron al sueño y se adaptaron
a una pequeña dicha y su tristeza.
La vida no da más, seguramente.

Fuera de Sitio

Imagina que el tiempo solo es lo que amas:
unas pocas palabras, unos sers exactos,
unas horas muy lisas, una playa (quizá)
donde el daño no acecha.

Imagina la vida como no lo es ahora,
no quiero decir como algo perfecto,
sino un resplandor, cierto abril de muy lejos,
un tributo al azar sin otro destino
que el confin fugitivo de un eco sin rostro,
Y despues cualquier cosa.

Con que precision va la edad hilvanando el espino.
Y que extraña la urgencia de in en pie hasta la ola,
celebrar lentamente que aniquile mi huella,
mi escritura de hombre, mi certeza de surco,
ser alta mision de lo que nunca concluye
como no cierra el mar su recado en la orilla.

Pero no es estar quieto la razon ni la meta,
sino un querer mas pequeño, una conquista mas clara:
ver la vida llegar de su noche a tu noche
en un cuerpo ajeno,
pronunciar en silencio,
abrazar su alambrada
desear su vacio,
delirar sin camino, sin mapa, sin fuego,
hasta el tiempo sin tiempos
del país que no haremos.

Antonio Lucas del poemario Los desengaños. Otra joya de la Feria del libro 2014

Recursos Blog & Web

Páginas vistas en total

"He aquí que el silencio fue integrado
por el total de la palabra humana,
y no hablar es morir entre los seres:
se hace lenguaje hasta la cabellera,
habla la boca sin mover los labios,
los ojos de repente son palabras...

...Yo tomo la palabra y la recorro
como si fuera sólo forma humana,
me embelesan sus líneas
y navego en cada resonancia del idioma..."

Pablo Neruda
(Chile, 1904 -1973)

Etiquetas

24 meses Abada Editores Abelardo Linares Ada Menéndez Ahora digo Alba González Sanza Aldo Pellegrini Alegría de Cirque du Soleil Alejandra Pizarnik Alejandra Saiz Alejandra Ziebrecht Alejandro Aura Alexander Pushkin Almudena Guzman Alvaro Mutis Amado Nervo Amalia Bautista Amalia Iglesias Amor Ana A. Ana Ajmatova Ana Dixit Ana Ines Bonnin Ana Istarú Ana María Iza Ana Maria Rodas Ana Merino Ana Rossetti ANAY SALA SUBERVIOLA Andrea Valbuena Andrés Aberasturi Andres Eloy Blanco Andrés Neuman Angel Augier Ángel Augier angel faretta Angel Ganivet Angel Gonzalez Angela Figuera Aymerich Angeles Mora Anibal Nuñez ANNABEL MARTÍNEZ ZAMORA Anne Sexton Anonimo Antonia Ceada Acevedo Antonin Artaud Antonio Bordon Antonio Diez Antonio Gala Antonio Gamoneda Antonio Jerez Antonio José Mialdea Antonio Lucas Antonio Machado Antonio Martinez Ares Antonio Martínez Sarrión Antonio Méndez Rubio Antonio Murciano Antonio Torres Márquez Antonio vega Arcipreste de Hita Arthur Rimbaud Arwen Audre Lorde Aurelio González Ovies Balbina Prior Barack Obama Beatriz Villacañas Beatriz Zuloaga Bebo Valdés Benjamín Prado Berta Piñán Bertolt Brecht Biografías Blanca Andreu Blas de Otero blogs ajenos Caballero Bonald Calderon de La Barca Cancion Carlos Barral Carlos Bousoño Carlos Contreras Elvira Carlos Gargallo Carlos Marzal Carlos Murciano Carlos Sahagun Carlos Salem Carlota Caulfield Carmen Conde Carmen Gonzalez Hughet Carmina Casala Cartas Casildea Cesar Fernandez Moreno Cesar Vallejo Chantal Maillard Charles Baudelaire Charles Bukowski Chicho Sánchez Ferlosio Citas Clara Criado Clara Janes Clarice Ete Clarice Lispector Claudio Rodriguez Club Bukowski Concha García Concha Lagos Concha Urquiza Concursos Coque Malla Cris Cristina Arribas Cristina Luengo Cristina Peri Rossi Cuando nadie me ve Cuento Damaso Alonso Damian Uribarren Daniel Muxica Daniel Valdés David González David Ledesma Vázquez Guayaquil Derek Walcott dia de la poesia Dia del Arbol dia del libro Dia del Padre Diana Garcia Bujarrabal Diana Morales Diana Rodrigo Diego el Cigala Diego Matturocco Dimes y diretes Dino Campana discursos Domi Dulce MAria Loynaz Economia Ediciones Escalera Editorial Demipage Editorial Edhesa Editorial Funambulista Eduardo Galeano EDUARDO LANGAGNE Eduardo Milán Eduardo Mitre Eeva Kilpi efemérides Efraín Bartolomé Efraín Huerta El brujo Elizabeth Barret Browning Elizabeth Bishop Elizabeth Browning Elvira Laruelo Elvira Sastre Emily Dickinson Emma Cabal Ena COLUMBIÉ Enrique de Heriz Enrique Sanchez Campos Entrevista epitafio Escandar Algeet Espectáculo ESPERANZA MEDINA Esperanza Ortega Esther Gimenez Esther Jimenez Lopez Eunice Odio Eva Vaz Evgeni Evtuchenko Evgueni Evtuchenko Fabio Morábito Facto Delafé Federico García Lorca Felipe Benitez Felipe Benitez Reyes Felix de Azua Felix Grande Feria del libro 2009 Fernando García Crespo Fernando Pessoa Fernando Valverde Ferran Fernández Festival Fotopoesia Fotopoesía Fragmentos Fran Fernandez Francisco Ayala Francisco de Quevedo Francisco Fortuny Francisco Galvez Francisco Hernández Francisco Pino futbol Gabriel Celaya Gabriela Mistral Gabril Celaya Garcilaso de la Vega Gary Daher Canedo Gerardo Diego Giacomo Leopardi Gioconda Belli. GLORIA BOSCH MAZA Gloria Fuertes Graciela Wencelblat Wainbuch Guadalupe Grande Gustavo Adolfo Becquer Hugo Izarra Idea Vilariño IES Alpedrete ineditos inicio Irene Sánchez Carrión. Israel Zangwill Italiano ITHA K. Ivan tubau J. Porcupine J.D. Salinger Jacobo Fijman Jacques Viau Jaime Gil de Biedma Jaime Sabines Jaime Torres Bodet Javier Egea Javier Ruiz Taboada Jesus aguado Jesús Aguado Jimena Joan manuel Serrat Joan Oliver Joaquin Sabina John Keats Jon Juaristi Jorge Bocanegra Jorge Guillen jorge Luis Borges Jorge Luis Gutiérrez Jorge Manrique Jorge Riechmann JORGE URRUTIA Jose Agustin Goytisolo José Albi Jose Angel Buesa Jose Angel Valente Jose Antonio Labordeta José Antonio Muñoz Rojas José Bergamín Jose Casadesus José Corredor-Matheos José Fernández de la Sota Jose Garcia Nieto Jose Hierro José Hierro Jose Infante José Luis Piquero José Machado José Manuel Benítez Ariza José Manuel Caballero Bonald Jose Maria Fonollosa Jose Maria Parreño Jose Miguel Ullan Jose Ricardo Eulicino Josefa Parra Juan Antonio GONZáLEZ IGLESIAS Juan carlos Aragon Juan Carlos de la Fuente Umetsu Juan Daniel Perrotta Juan Gelman Juan José Millás Juan José Vélez Otero Juan Ramón Jiménez Juana Castro Juana Ibarbourou Julio Cortázar Kepa Murua Khalil Gibran Leon Felipe Leopoldo Alas Leopoldo Alas Leopoldo de Luis Leopoldo María Panero Leopoldo Panero Lina Zerón Lope de Vega Lorenzo Oliván Lucia Brassi Luis Alberto de Cuenca Luis Antonio de Villena Luis Benitez Luis Cernuda Luis de Gongora Luis Eduardo Aute Luis Garcia Montero Luis Goytisolo Luis Muñoz Luis Rosales Lune Mabana Mamots Manuel Altolaguirre Manuel Delgado Manuel Machado Manuel Vazquez Montalban Manuel Vilas Marçal Font MARCELINO MENÉNDEZ GONZÁLEZ Marcelo Cohen María Elena Anníbali Maria Eugenia Vaz Maria Jesus Silva Maria Meleck Vivanco María Polydouri María Victoria Atienza Maria Zambrano María Zambrano Marina Tsevetaieva Marina Tsvietáieva Mario Benedetti MARTHA RIVERA-GARRIDO martin luther king Maruja Vieira Matilde Casazola Mencía Mia Gallegos Michael Christopher White Miguel angel Arenas Haro Miguel Cabrera Miguel Hernandez Miguel Hernández Mina Loy Miquel Martí i Pol Musica Música Natalia Schnaider Navidad Nazin Hikmet Nezahualcóyotl Nicanor Parra Norma Segades noticias novedades editoriales Nuno Júdice Octavio Paz ofertas de viajes Olga Orozco oliverio Girondo Olvido García Valdés Olvido Garcia Valdez Ortega y Gasset Oscar Hahn Pablo Milané Pablo Neruda Paco Cárdenas y Ramón Peñalver Paco Ibáñez Paloma Ángel Par Lagerkvist Paul Auster Paul Celan Paul Eulard Paul Geraldy Paula Bozalongo Pedro juan Gutierrez Pedro Montealegre Pedro Salinas Pere Quart Peters Lenrie Picasso Piel desnuda Pietro aretino Pilar Garcia Pintura Poemas Inmorales poesia Poesía Poesía asturiana Poesia Surrealista Post Patrocinados Premio Gloria Fuertes Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino Presentacion Prosa Poetica Prosa/poesía Mamots Quique Gonzalez Rafael Alberti Rafael Guillén Rafael Novoa Rainer Maria Rilke Ramón Bascuñana Ray Bradbury Raymond Carver Rebeca Yanke relato breve Reyes Rodolfo Serrano Roger Wolfe Roque Dalton Rosalia de Castro Rosana Acquaroni Rossella di Paolo Ruben Dario Ryszard Kapuściński Samuel Taylor Coleridge Sandor Marai Santa Teresa de Jesús Saramago Sergio Borao Sor Juana Ines de la Cruz Stéphane Mallarmé Stig Dalager Susana Susana Thenon Tayler Durden teatro Teoria Tiempo Atras Tomas Segovia Tomas Tranströmer tomo la palabra toni zenet trozos de carnaval Txus Garcia Valeriano Fauve Vicente Aleixandre Vicente Gallego Vicente Gallegos Victor Hugo Victoriano Cremer Vídeo Villancico Virginia Cantó visor vuelos baratos barcelona madrid w W.H Auden Waldo Leyva Walt Whitman WILLIAM BLAKE William Butler Yeats William Shakespeare Wislawa Szymborska Wystan Hugh Auden Xavier Villaurrutia Yamil Narchi Sadek Yaxkin Melchy Ramos Zaid El Asam Zaid Narf

Contribuyentes

Archivo del blog